Entradas populares

¿Qué define a un buen cuenta-cuentos?

Un cuento, no es un libro en sí, sino que va mucho más allá, pues tan importante como su contenido es la forma en que se transmite. El cuento no se lee, sino que se vive, se escucha, se siente.
Resultando de ello, que una de las figuras claves para el éxito de este tipo de relatos, es la del narrador o cuenta-cuentos. Por ello, hoy hemos querido ahondar en qué cualidades debe poseer la persona encargada de narrar un cuento y cómo este debe ser contado.
Si bien otras modalidades literarias ven en la lectura un momento más intimo, de recogimiento, de reflexión, el cuento es todo lo contrario, ya que por definición es un evento grupal, debiendo ser mucho más que una rutina, debe ser un momento mágico. Y como tal, todo acto de magia, requiere de cierta espectacularidad, resultando esencial que el cuenta-cuentos saque a la luz, su lado más teatral, dejando a un lado la timidez y poniéndose al servicio de la imaginación de los oyentes.
El relato debe ser percibido como complicidad festiva, algo a lo que suele ayudar la cercanía del narrador y la actitud relajada y espontánea de este.
El cuento se vive con la palara, la voz, la mirada, las pausas, la interacción y la finalización…y todos y cada uno de esos aspectos son claves para contar con un buen narrador.
  • La palabra: la brevedad y sencillez es garantía de triunfo, de ahí la necesidad de optar por un lenguaje simple y claro, que resulte usual para los oyentes y que facilite la comprensión de la historia y evite el cansancio o aburrimiento. Los conceptos complejos o las palabras nuevas deben ser subrayadas, dedicándoles un breve espacio de tiempo a explicarlas y buscando motivaciones que sirvan de acceso a estos conceptos complejos. Así pues, el narrador debe entregarse al relato, optando por imágenes sencillas, palabras adecuadas, frases cortas, estribillos…evitando descripciones largas y primando los diálogos.
  • La voz: no por hablar más alto, se capta una mayor atención, sino más bien lo contrario, pues el cuenta-cuentos deberá tratar de que su voz sea fácil de oír y agradable de escuchar, hablando con tranquilidad, sin turbarse, pronunciando y vocalizando correctamente. Es importante dejarse llevar por la fuerza del relato y contarlo con sencillez, emotividad y alegría, haciendo uso de la entonación como medio para enfatizar los momentos claves de la historia.
  • La mirada: tal y como ya hemos comentado, el cuento no se lee, sino que al narrarlo, se permite que las miradas del cuenta-cuentos se focalicen en los oyentes, no solo para captar la atención de estos, sino que también para conocer el grado de aceptación que está teniendo.
  • Las pausas: como elemento educativo, debe darse tiempo para la asimilación de conceptos, por lo que un buen narrador, debe saber escoger aquellos momentos de pausa para la reflexión interior de los oyentes.
  • La interacción: repetir frases, preguntar que esperan que suceda a continuación… en definitiva dialogar, es una buena forma de mantener la atención y la participación de todo el grupo, favoreciendo que todos deseen aportar su granito de arena no solo al relato, sino que también a la resolución del conflicto que plantea el cuento.
  • La finalización: es importante acabar con un ritmo más bajo al habitual, con frases alegres y positivas, incidiendo en que todo problema planteado ha sido corregido y que por ello, una buena actuación siempre conlleva felicidad.
Estas son solo unas pequeñas pautas de lo que debe ser un cuenta-cuentos, ya que lógicamente cada narrador aporta su esencia a los relatos, y cada uno se decanta por un estilo u otro, pese a lo cual, podemos concluir que estos 6 aspectos son esenciales para un buen relato, educativo y divertido.

¡Compártelo!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar

 

Datos personales

compartidísimos

Educación Ambiental Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger