Entradas populares

Los cofres del reciclaje

Si tienes la osadía de querer un mundo sin residuos, embárcate en esta aventura que te proponemos desde Ciconia para hacer de los míticos cofres del tesoro pirata algo aún mucho más valioso.

El pirata Salvatore.

Hace muchos, muchos años, vivía un pirata llamado Salvatore, a quien le encantaba navegar por el río Guadalquivir, y siempre iba de un lado para el otro en busca de aventuras. Un buen día, justo cuando salió del puerto de Sevilla, se encontró con un montón de baches.
Qué raro, pensó Salvatore. ¿Será que hay hipopótamos en el rio?, entonces el pirata corrió rápidamente a ver qué estaba pasando, y se asomó por la barandilla del barco, y… no daba crédito a lo que veían sus ojos, todo el río estaba lleno de bolsas de basura y no le dejaban seguir su camino.
El pirata Salvatore se enfadó muchísimo y no tuvo más remedio que ir a la ciudad de Sevilla a buscar a los niños para saber por qué una ciudad tan bonita, estaba llena de tanta basura.
Cuando llegó, el pirata encontró a todos los niños de la ciudad sentados en una plaza, estaban muy tristes porque su ciudad estaba llena de basura y no podían jugar. Se acercó y les pregunto.
-          Hola niños, ¿porqué esta tan sucia vuestra ciudad?
Los niños, se sorprendieron muchísimo al ver a un pirata de verdad, y pronto le respondieron no fuera a ser que se enfadara y se los llevara a todos en el barco. Así que los niños le dijeron…
-          Pirata Salvatore, nuestra ciudad está tan sucia porque no tenemos donde tirar la basura…
El Pirata los miró asombradísimo y les pregunto…
-          ¿Cómo? Acaso no tenéis contenedores?
-          Contene… ¿qué?, preguntaron todos.
-          Contenedores volvió a repetir Salvatore. Son como unos cubos de colores donde poder depositar la basura. ¿Acaso nunca los habéis visto?
-          ¡Nooooo!, respondieron a la vez todos los niños.
-          Bueno no os preocupéis, como soy un gran Pirata, conozco muchísimas islas y ciudades, y sé de una, donde podemos ir a buscar los contenedores de colores.
-          Bien!!!!, los niños se pusieron tan contentos, que de repente todos comenzaron a cantar “Pirata Salvatore, tráenos contenedores”.

Al oír lo que aquellos niños cantaban, el pirata dijo:
         Muy bien, os ayudare, pero tendréis que venir conmigo, ¿Queréis?
         Siiii, respondieron.
         De acuerdo, dijo Salvatore, pero, para llegar a la isla de los cofres de colores, necesito a más piratas. ¿Vosotros sois buenos piratas?.
         Siiiiii, gritaron los niños
         Bien, bien, entonces comenzare con las pruebas.
-          Para ser un buen pirata hay que saber ponerse un parche, ¿sabéis?
-          Para ser un buen pirata hay que saber subir las velas, ¿sabéis tirar de las cuerdas?.
-          Para ser un buen pirata hay que saber gritar “Tierra a la vista”.

A todo lo que les iba diciendo Salvatore los niños respondían rápidamente que sí y aprendían cómo ser un buen pirata.
-          Ohhh veo que sois buenísimos piratas, dijo Salvatore. Acompañadme todos al barco e iniciemos este gran viaje.
Los niños subieron uno a uno al barco, se colocaron los chalecos salvavidas y se dispusieron a salir rumbo a la isla de los contenedores, y para sortear las basuras les pidieron a los señores delfines que les ayudaran, así, mientras los delfines iban retirando las bolsas de basura hacia un lado, el barco del pirata pudo salir a mar abierto hacia la isla de los cofres de colores.
-          Los niños iban navegando, cuando el pirata Salvatore grito- ¡cuidado, una tormenta!
Los niños se agarraron de las manos, mientras el viento soplaba para un lado, y luego para el otro, hasta que por fin llego la calma.
-          Entonces, Salvatore cogió su mapa, y dijo ¡cuidado que viene una curva! Y luego otra, y otra y una cascada enorme.
-          Y tras la cascada, uno de los niños dijo, Ohhh ¿qué es aquello que se ve a lo lejos?, ¿será la isla de los cofres de colores?.
-          Rápido dijo Salvatore, gritemos todos, ¡Tierra a la vistaaaa!

En cuanto llegaron a tierra, todos desembarcaron, pero… lo único que veían eran loros cantarines y monos juguetones, así que uno de los niños le dijo al pirata.
-          Capitán, en esta isla no hay cofres del tesoro.
-          Y el pirata le respondió, no, en esta isla hay algo muchísimo mejor, hay cofres de color verde, azul y amarillo. ¿Y sabéis que es lo que vamos a hacer con ellos?. Los vamos a llevar a Sevilla, y cuando todos estén llenos, usaremos la basura para hacer cosas maravillosas.
Los niños quedaron asombrados, no sabían que con la basura se pudiera hacer algo, así que le dijeron al Pirata.
-          Pirata Salvatore, cuéntanos más sobre qué podemos hacer con la basura.
-          Pues, por ejemplo con las botellas de plástico haremos toboganes para los parques, con las latas de refresco haremos bicicletas, con libros viejos haremos otros nuevos, y por supuesto con las botellas de vidrio podremos hacer miles de botellas más, y así hasta tener todas aquellas cosas que nos encantan.
-          Pero para eso, todo el mundo tiene que saber que vamos a echar en cada contenedor ¿no?, preguntó un niño
-          Entonces el Pirata Salvatore se puso muy serio y dijo. Claro, eso es importantísimo, así que concentraos bien piratas, y que a nadie se le olvide lo que voy a decir. Al cofre azul, los papeles y los cartones. Al amarillo, los envases de plástico, las latas y los bricks, y al cofre verde los envases de vidrio.
Los niños y el pirata llegaron entonces a un lugar maravilloso, allí había muchos contenedores de colores, entonces el pirata Salvatore les dijo,
-          Ya hemos llegado, así que pequeños piratas, mostradme como estáis de fuertes…
-          Todos los niños pusieron caras de estar muy, pero que muy fuertes.
-          ohhh sois fuertísimos. Dijo Salvatore, cojamos todos los contenedores y corramos al barco que una fiesta nos espera en Sevilla.  

Los piratas hicieron el viaje de vuelta muy contentos, mientras los peces daban saltitos alrededor del barco para darles las gracias por ayudar a limpiar el río.

Cuando llegaron, pusieron repartidos todos los cofres de colores por la ciudad de Sevilla y comenzaron la fiesta del reciclaje. 
-          Pequeños piratas ¿en Sevilla hay cofres de colores para tirar la basura?.
-          Siiii…
-          Claro porque los trajo el pirata Salvatore.


Y colorín colorado, los contenedores de colores se han utilizado.

Autor: Iván Lobato Gago



¡Compártelo!

1 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar

 

Datos personales

compartidísimos

Educación Ambiental Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger